Se dice que los esquimales tienen diferentes palabras para referirse a la nieve porque como se trata de un fenómeno que les resulta tan familiar, son capaces de apreciar las sutiles diferencias entre los diferentes tipos de nieve.

Así que pueden reaccionar de manera diversa, adaptar su comportamiento y aprovechar las ventajas que ofrece cada tipo de nieve.

La desmotivación es como la nieve.
En el caso de la desmotivación, la mayoría de las personas no establece distinciones, sencillamente asume que está luchando contra un mismo problema.

Sin embargo, la desmotivación en realidad es como la nieve, existen sutiles diferencias que normalmente no notamos.

En esencia, la desmotivación es la falta de compromiso con determinadas metas, pero en su base se esconden  múltiples causas.

Si no sabemos a qué tipo de desmotivación nos enfrentamos, si no profundizamos y “vemos sus matices”, no podremos encontrar una forma eficaz que nos saque de ese estado de apatía.

La desmotivación es un estado que prácticamente todos hemos experimentado en alguna ocasión.

Cuando estamos desmotivados es como si las fuerzas nos abandonasen y muchas de las actividades que antes nos animaban pierden su interés

A menudo esta sensación llega acompañada de la tristeza y la apatía, perdemos la energía que nos mantiene en movimiento.

Quiero dejarte un cuento que  en principio  puede parecerte radical.

 

 El arma de la resignación.

Cuenta la historia que producto de una crisis mundial el infierno se fue a la bancarrota y al diablo no le quedo otra cosa que poner todas sus armas en venta antes de que el banco le embargara el infierno.

Puso en venta el arma de la mentira, del odio, de la traición, del asesinato, de la avaricia… todas sus armas en venta hasta que llego un comprador y le dijo:

-Ok, me gustan todas tú armas, así que me las llevo todas, te las comprare.

Pero el diablo pensando, le respondió:

-Estamos de acuerdo, te las venderé todas excepto una, mira… continuo hablando el diablo, hay una que no te venderé ni por todo el oro del mundo, ya que con ese arma, puedo hacer que cualquiera se rinda, con ella puedo hacer que se desmotive, que baje los brazos y abandone sus sueños.

Con esa arma tengo muchas vidas frustradas y sin ningún propósito… esa arma es la RESIGNACION

Soy de las que piensan que la mayoría de las veces hay que tomar distintas posiciones para poder tomar una decisión.

De la desmotivación a rendirse, tirar la toalla y resignarse hay muy poco.

También hay poco en la dirección contraria.

Desmotivarse   y luego  cambiar el enfoque, coger impulso y lanzarse en busca de nuestros sueños

 ¿Qué es la desmotivación?

Para el  orientador de la conducta y escritor, Benny Yagosesky.

Desmotivación es: un estado interior limitador y complejo, caracterizado por la presencia de pensamientos pesimistas y sensación de desánimo, que se origina como consecuencia de la generalización de experiencias pasadas negativas, propias o ajenas, y la auto-percepción (imaginada) de incapacidad para generar los resultados deseados.

Desde su punto de vista, la desmotivación puede resultar claramente nociva si se convierte en una tendencia recurrente, pues tiende a afectar la salud, a limitar la capacidad de relacionarse y a la confianza en uno mismo

Obviamente, se trata de un estado interior muy limitante que incluso nos puede llegar a bloquear en el plano emocional.

Síntomas de la desmotivación

Algunos de los síntomas más evidentes son los siguientes:

1.  Pérdida del interés por satisfacer las necesidades básicas, como comer o asearse.

2.  Pensamientos negativos sobre sí mismo y su entorno.

3.  Irritabilidad y cambios en el estado de ánimo.

4.  Cambios en los hábitos de sueño.

Áreas en las que podemos estar desmotivados

Dependiendo del área en el que ésta se produzca:

Ámbito laboral.

Debido a la falta de progreso en el trabajo y un mal clima laboral.

Para la persona desmotivada, ir todos los días al trabajo resulta un esfuerzo tremendo y también se verá afectada su productividad.

Ámbito escolar.

Producida por métodos educativos erróneos o falta de apoyo puede generar desmotivación.

Si este problema se alarga y no se soluciona, el niño puede abandonar los estudios, siendo una de las principales causas de fracaso escolar

Ámbito  de la pareja.

La rutina cotidiana y la falta de comunicación, son factores que llevan  a la desmotivación en la relación de pareja.

En ese caso, uno de los miembros pierde el interés en la relación y si no mejora acabara rompiéndose.

Ámbito global

Hay ocasiones en que la desmotivación no se limita a una parte sino que se extiende a todas las áreas de la vida, conocida entonces como “una crisis existencial”.

En estos casos, la persona pasa por la tristeza y la desesperanza, en el cual se plantea preguntas existenciales, como por ejemplo: ¿Cuál es mi objetivo en este mundo? ¿Qué haré con mi vida?

Cuando la crisis existencial no se resuelve y la persona no encuentra motivos suficientemente válidos, suele aparecer la depresión.

Las consecuencias de la desmotivación

La desmotivación no es necesariamente un estado negativo.

Más bien es una señal de alarma que nos indica que debemos reflexionar y cambiar,  ya que lo que estamos haciendo no  nos hace felices.

Sin embargo, cuando la desmotivación se alarga en el tiempo, puede convertirse en  un estado de ánimo muy peligroso que pueden generar un cuadro depresivo y afectar nuestra salud, tanto física como psicológica.

Puede hacer que nos encerremos cada vez más en nosotros mismos y que nos mostremos más irritables.

Causas y soluciones

Esa sensación de desánimo y apatía puede tener diferentes causas:

   1-EL MIEDO TE DESMOTIVA.

El miedo es una emoción muy limitante que nos paraliza y nos impide avanzar.

Cuando tenemos miedo, aunque solo una parte de nosotros lo experimente, la desmotivación y la pérdida del entusiasmo pueden actuar como un mecanismo de defensa.

       ¡ENFRÉNTATE A ELLOS!

Comienza por descubrir cuáles son tus miedos y ponles un nombre.

El simple acto de reconocerlos ya les resta poder.

Puedes diseñar un plan que te permita alcanzar la meta con pasos pequeños, sin  demasiada tensión para que no tengas la sensación de que has perdido por completo el control.

   2-TE DESMOTIVAS POR ESTABLECER METAS EQUIVOCADAS.

Todos tenemos un “yo esencial” y un “yo social”.

El “yo esencial” es más soñador y creativo, mientras que el “yo social” se encarga de que sigas las reglas y te adaptes al medio.

En ocasiones ese “yo social” establece metas que van en contra del “yo esencial”.

Es lo que en Psicología se conoce como “motivos extrínsecos”. Esos motivos pueden darte energía durante una parte del camino pero antes o después, la desmotivación aparecerá.

          ¡CÁMBIALAS!

Tómate un tiempo y analiza tus metas, y nota cómo responde tu cuerpo ante ellas.

Cuando tu respiración indica contrición y presión es porque se trata de metas tóxicas.

Puede ser para poner en marcha un proyecto,  unos estudios para obtener tu primer trabajo, un trabajo para dar el salto a otro mejor… etc.

Inspirarte   y  anímate en los días en que todo se pone cuesta arriba.

  3.  TE DESMOTIVAS PORQUE NO SABES LO QUE QUIERES.  NO TIENES OBJETIVOS 

En la mayoría de los casos, no sabemos que queremos.

Si no sabes cuál es el próximo paso, te sentirás confundido y saturado por lo que más es fácil que aparezca la desmotivación.

Es necesario establecer objetivos a corto y mediano plazo, así como determinar las acciones necesarias para alcanzarlos

     ¡BÚSCALOS!

Plantéate nuevos desafíos

Recuerda que un simple cambio puede marcar la diferencia y que hay muchos  caminos para llegar a un mismo punto.

Busca actividades que te inspiren y representen un reto.

Trabaja tú inteligencia emocional (tus superpoderes).

En esos días en que “todo te da igual” es necesario que miremos y nos fijemos en esas pequeñas cosas que tanto nos gustan.

Empieza con la que de verdad te ilusione y empieza a caminar.

  4. TE DESMOTIVAS POR UN CONFLICTO DE VALORES

Tus valores te definen como persona, son una brújula que te orienta en medio de la tormenta.

Por eso, cuando te ves obligado a renunciar a alguno de los valores  fundamentales, en tu interior se genera conflictos.

   ¡DALES EL VALOR QUE MERECEN!

Necesitas ser consciente de cuáles son los valores que están causando el conflicto y preguntarte si realmente te definen como persona.

   5-. EL CANSANCIO  TAMBIÉN TE DESMOTIVA

Cuando te planteas una meta te sientes invadido por un estado de, pero a medida que la cuesta se hace más empinada, el cansancio aparece.

Se trata de un agotamiento físico y mental que se manifiesta bajo un tipo de desmotivación que te puede empujar a tirar la toalla.

Es una situación muy común cuando no alcanzamos los objetivos tan rápido como pensábamos o cuando la tarea demanda más energía y recursos de los que habíamos calculado.

                ¡DESCANSA!

Es necesario que tomes un respiro.

De hecho, es recomendable que cambies de actividad para poder ver la situación desde una perspectiva diferente.

Cuando regreses al proyecto no solo tendrás más fuerzas sino también nuevas ideas.

En muchas más ocasiones de las que pensamos nos falta motivación porque nuestra cabeza no está en lo que hacemos, no estamos presentes.

Si lo intentas todo y aun así no eres capaz de motivarte… ¡no pasa nada!

Un proceso de coaching  puede ser otra  solución

El coaching es una buena herramienta para encontrar la motivación en cualquier área.
Un coach te ayudará a buscar dentro de ti para que descubras lo que quieres realmente y para que puedas encontrar soluciones.

Te acompañará a lo largo del camino, brindándote esa dosis extra de motivación que necesitas.

Gracias al proceso de coaching podrás mantenerte  con el foco en los objetivos que te has planteado y  aprenderás a disfrutar del camino y también disfrutarás de los pequeños logros que vayas consiguiendo.

Si quieres conocer como es un proceso de coaching.

Te animo a que me escribas, no lo pienses.

Según la RAE

Descubrir es: manifestar, hacer patente, destapar lo que está tapado o venir en conocimiento de algo que estaba ignorado.

Te invito a que compartas este artículo si crees que a alguien le puede ayudar en su día a día o porque simplemente te ha gustado.

Graaacias por estar ahí y leerme.

Un abrazo

Virginia