Mi lectora ideal ..es la mujer que se encuentra al otro lado

La invite a charlar, a conocernos, a conversar despacio, sin tratar ningún tema concreto y de cualquiera que surgiera.

Escribí un correo a mi lectora ideal para concertar una cita como quien escribe un whatsap a la persona que le gusta, no sin antes dudar mucho sobre  hacerlo o no.

En ese mismo momento ya comenzaron mis nervios.

No sabía muy bien como seria, su tono de voz, su edad…

Tal vez me había creado muchas expectativas  por eso  me daba miedo que el encuentro no saliera bien.

El día de la cita, me arregle bien (tenia pensado el modelo desde hacía días) incluso me maquille, cuide todos los detalles, bolso, calzado, agenda, bolígrafo… no podía estar más entusiasmada.

 

Entrevistándome con mi lectora ideal

 

Y así llegue al encuentro acordado 

Parecía tener una edad indefinida mayor de 30 años y menor de 60.

Se expresaba en un tono relajado.

Su voz es pausada y a la vez desprende  seguridad y fuerza apoyándose en esas palabras que le nacen desde dentro.

Me gusto escucharla hablar porque lo hacía sin reproches, sin juicios, sin  críticas, sin buscar culpables fuera ni dentro.

Hablamos de la adolescencia, que la suya también fue alocada y en una montaña rusa emocional enamorada de todo  un día y “hundida” al siguiente.

Parecía recordarla con cariño cuando me dijo que esas locuras le trajeron aprendizajes que la ayudaron a crecer e ir construyendo la mujer que es en la actualidad.

Mi lectora ideal me miraba a los ojos cuando me hablaba y yo estuve escuchándola  con admiración.

Con los años no dejo atrás el disfrute y la diversión que experimentaba  con la escritura, la música, bailar, cantar y pintar que tanto  la ayudaban a conectar con ella misma.

Compartimos el amor por la naturaleza y el medio ambiente, le gustan mucho los animales y sufre si no se les da un trato respetuoso.

Siente curiosidad por conocer otros mundos, por descubrir otras culturas, otros paisajes pero no es una fanática de los viajes.

Sobre la redes sociales, me dijo que aunque no se maneja  muy bien, las utiliza para conocer y saber.

También las utiliza para ver charlas sobre alimentación, salud y desarrollo personal.

 

Descubriendo a mi lectora ideal

 

Descubriendo a mi lectora ideal

Le encanta leer, desde una trilogía del género fantástico a una novela de amor o de historia.

Hubo un momento que hablamos de lo mucho que le gustaba el cine y que disfrutaba mucho de una tarde de sofá y manta viendo una peli.

Está rodeada de gente, tiene pareja e hijos  y le gusta estarlo pero también disfruta de sus espacios de soledad.

No podía ni quería dejar de escucharla

Me cuenta que le gusta el silencio y el ruido a partes iguales, que le gusta la impulsividad pero también los ritmos lentos.

Hablando de emociones me dijo que hasta ahora ha ido frenando sus emociones porque “no está bien visto” pero ahora  con cada movimiento emocional se permite sentirlo y detenerse a observar cual es el mensaje que sus propias emociones  le traen.

En estos momentos se encuentra trabajando en la relación con ella misma y  a su vez con los demás.

Hablamos de las relaciones de pareja, de cómo ella al principio miraba hacia la otra persona  para poder verse y no le fue bien.

Tuvo que aprender hacerlo desde dentro: verse a sí misma para poder mirar a la persona que tenía enfrente.

Hablamos de la maternidad, de sus dificultades y de sus privilegios, hablamos de los apegos, del amor incondicional que supone dejar volar a los hijos para que cumplan sus propios sueños y no los nuestros.

No puede ni quiere olvidarse de todos los aprendizajes, todas las experiencias y los obstáculos que aparecieron y que le  han servido para ser quien es hoy.

Ella se siente que va avanzando  aunque no sabe muy bien que hay al otro lado, le divierte esa aventura donde ella es la protagonista de su historia.

 

¿Puede que seas tu, también, mi lectora ideal?

 

Quizás tú también te sientas identificada con ella.

Quizás encuentres parecidos.

Puede que  tengas miedos, quizás tengas creencias que te limitan, quizás te reconozcas  imperfecta y llena de luces pero también de sombras.

Tal vez, al igual que yo la vida te llevo a conocer y a conocerte.

Te llevo a reconocer el miedo con la presión en el pecho que no te dejaba respirar.

Te mostró la tristeza con un dolor en  ese espacio en el que lamerte las heridas  y salir fortalecida.

Quizás tu  al igual que yo el ir poniendo nombre a lo que sentía, a las propias emociones, te dio luz en  ese camino.

Podemos encontramos ahí si lo deseas, donde podemos y queremos permitirnos crecer y curar aquellas heridas que tal vez se quedaron sin resolver en la primera mitad de nuestra vida.

Conocer y reconocer que te hace especial y también todo lo que tienes que aprender.

Ahora eres tú quien diseña tu vida desde el día de hoy.

No hay nada que derribar  dentro de ti, nada que arreglar porque nada está roto ni es imperfecto.

Todo esta bien como está dentro de ti.

Basta con cambiar la forma de mirarse, la forma de pensarse y la forma de sentirnos, descubrir y redescubrir lo maravillosa que has sido siempre.

Comienza tomando las riendas de tu vida, liderándote, asumiendo los aciertos y los fallos.

Comienza a practicar tus superpoderes como la inteligencia emocional, la autoestima, la capacidad de salir fortalecida frente a las adversidades, localiza donde está tu forma de motivarte y lánzate a crear, a modelar esa escultura genuina y desde la esencia que eres.

No puedo decirte que no habrá dolor, vértigo…

Por supuesto dolor, dolor cuando soltamos, lo que dejas atrás  pero  agradeciendo  que te sirvió en un pasado y que  en esta nueva etapa ya no sirve.

Vértigo como no lo vas a sentir si te estas asomando a algo desconocido, que puedes llegar a pensar que no te va a gustar pero que es tuyo,  que siempre fue tuyo, que te pertenece pero que no conocías

Puede  ser que estés buscando todo esto, que tengas  esas ganas de aventurarte en ese camino de la vida.

Quizás alguna de las frases escritas en estas líneas te ha resonado.

Quizás solo una de ellas ha traspasado una de las capas que sin querer te has creado para defender tu vulnerabilidad.

Si deseas que hablemos, si deseas compartir conmigo una de esas conversaciones que tanto me gustan.

Si deseas conocerte para  poder conocer a los demás.

Si deseas mirarte para poder mirar a los demás.

Si deseas soñarte para construir tu vida de otra manera a la que tenías hasta ahora.

Si deseas crearte para crear.

Entonces eres tú también, mi lectora ideal,  la persona que está al otro lado.

Si deseas que hablemos y compartir esa estupenda conversación que nos conecte a las dos para acompañarnos en ese camino.

Puede ser que te animes con algunos de mis servicios o  con alguna de mis guías.

Estaré  esperándote al otro lado

 

Mi lectora ideal siento que nos volveremos a ver

 

El encuentro termino porque la tarde se hizo noche.

No me decepciono en absoluto, encontré a una mujer valiente y que cuenta con  toda mi admiración y respeto

Pero me fui de allí sabiendo que volveré a tener conversaciones con ella.

Mi lectora ideal es la mujer que está al otro lado de lo que escribo.

Se hace presente cuando pienso en los siguientes temas a escribir.

Esta presente cuando redacto mi correo quincenal.

La tengo presente cuando publico en mis redes porque sé que ella está al otro lado.

Gracias por leerme y darme ánimos

 

 

Y ahora te toca a ti

 

Según la RAE:  

Descubrir es: manifestar, hacer patente, destapar lo que está tapado o venir en conocimiento de algo que estaba ignorado.

¿Qué has descubierto de ti misma al leer estas palabras?

!!Cuéntame!!

Te espero en los comentarios 

 ¿Te has parado a pensar cuantas cosas tenemos en común?

¿Podrías contarme si te sientes identificada con ella? 

Por supuesto te invito  a que compartas este artículo tanto si conoces a alguien que le pueda ayudar o porque simplemente te ha gustado😉

Graaacias a ti, por estar ahí y leerme.

Un abrazo 

Virginia