Me preocupo demasiado

Cuando me preocupo demasiado me instalo en un estado mental donde estoy anticipando hechos  y/o situaciones desagradables que incluso puede que nunca ocurran.

Si bien no podemos cambiar el problema, sí podemos cambiar la forma en que pensamos, sentimos y reaccionamos frente a este

Cuando nos preocupamos mucho, incluida yo misma  que también me preocupo demasiado estoy alimentando los miedos

La preocupación forma parte de nuestro día a día y los momentos que estamos viviendo en las actualidad  solo han hecho que aumente.

Ese miedo que nos prepara para huir o atacar.

Esta preparación dará lugar a otras emociones  muy similares: angustia, inquietud, preocupación…

La preocupación ocasiona que te quedes inmóvil, parada, mientras piensas en un futuro que aún no ha llegado, pero que te preocupa.

No quiero decir que no lo puedas sentir cuando yo misma también lo siento, lo que quiero contarte hoy es que podemos aprender a manejarlo y ponerlo a nuestro favor.

 

Preocuparse  y ocuparse

Preocuparse y ocuparse

Si reflexionamos sobre estas cuestiones, rápidamente nos daremos cuenta de que la preocupación no ayuda, de hecho nos enreda  en un bucle mental donde no encontraremos ninguna solución  a nuestros problemas.

Sin embargo, ocuparse,  nos lleva a centrarnos en el problema y pensar  qué podemos hacer con él  y qué decisiones podemos tomar al respecto.

Me preocupo demasiado porque nos lo han enseñado así.

Si no lo hacemos, podemos ser tachadas de “dejadas y pasotas” y aquí incluso puede aparecer la culpa y desde luego, ninguna de las dos nos va a ayudar a resolver el problema

La preocupación nos paraliza en  “este instante presente” mientras  tengo mis recursos mentales en un futuro que probablemente no suceda

Preocuparnos demasiado  nos agota,  dejándonos sin fuerzas para ocuparnos verdaderamente de encontrar  una solución.

Gracias a la capacidad que tenemos para dirigir nuestros pensamientos podemos  apartar la preocupación de nuestra mente

No se trata de un simple pensamiento mágico.

Es una habilidad que tenemos todos los seres humanos, son parte de  nuestros superpoderes, sólo que muchos aún no los  han desarrollado. 

La clave está en diferenciar  cuales de los asuntos que nos preocupan están en nuestras manos y cuáles no…

Vivimos en un mundo que cambia permanentemente.

Esta velocidad hace que muchas personas  se lleguen a preguntar ¿Por qué me resisto a los cambios?  y que las preocupaciones lleguen a  asustarlos y paralizarlos.

La buena noticia es que se puede redirigir, y convertirla en motivación, en forma de una energía puesta al servicio de que algo positivo puede suceder.

 

¿Por qué me preocupo?

 

Las preocupaciones son buenas en su medida justa, porque nos mantienen activas y alertas  para poder resolver el problema o una situación, pero  cargarnos con un exceso de preocupaciones nos puede causar, stress, insomnio, mal humor…

Muchas personas tienen la sensación de que si no se preocupan por algo, son unos irresponsables, y llegan a convertir la preocupación en un hábito de su vida. Por suerte también los hábitos se pueden cambiar por otros más saludables

 

Algunas recomendaciones para  dejar a un lado las preocupaciones

1. Puedes escribir  sobre lo que te preocupa.

2. Anota  todo aquello  que  crees que  puede ocurrir,  positivo  y  negativo

3. Escribe también la probabilidad de que  los acontecimientos anotados puedan ocurrir

4. Reflexiona sobre si está en tu mano solucionar ese problema o no depende de ti

5- También te puede servir de ayuda compartir tus preocupaciones con alguien de confianza porque puede darte otra visión de los acontecimientos

 

¿Cómo puedo afrontar las preocupaciones?

 

¿Cómo puedo afrontar las preocupaciones?

 

 

Dice Stephen Covey, al referirse al primero de sus Siete hábitos de la gente altamente efectiva, que podemos separar las cosas que nos preocupan de aquellas que no lo hacen, creando así un “círculo de preocupación  y un círculo de influencia”

Vamos a profundizar sobre estos dos conceptos que espero nos servirán de ayuda cuando tú o yo me preocupo demasiado

¿Qué es el círculo de influencia?

Representa todas aquellas cosas sobre las que tienes margen de acción. Lo que depende de ti: tus pensamientos, tus comportamientos, tus emociones, tus acciones,…,…

¿Qué es el círculo de la preocupación?

Es un espacio difuso donde me adentro cuando me preocupo demasiado y al igual que tu nos dedicamos a alimentar las peores posibilidades, echando leña al fuego del miedo y la ansiedad. Cuando entramos en esa zona nos limitamos a reaccionar, imaginando los peores escenarios posibles.

En   un proceso de coaching nos enfocamos en trabajar en el círculo de influencia.

En la capacidad que tiene mi cliente de decidir y hacer los cambios que sean necesarios.

Ahora que tenemos esto claro, según Covey, podemos elegir dos opciones:

Si decidimos ser proactivas,  pondremos nuestra energía y esfuerzos a trabajar para realizar el cambio que si están en nuestra mano, ampliando nuestro círculo de influencia.

Utilizaremos esta pregunta:

¿Sobre qué aspectos de todo esto, que me está sucediendo,  yo Sí  puedo maniobrar y tengo la capacidad de  gestionarlos en forma diferente? ¿Qué cosas dependen de mí?

 

El poder del círculo de  influencia positiva se puede transformar inmediatamente en auto motivación para seguir adelante

 Además te  puede ayudar:

Utilizar la empatía,  para poder entender  a los demás, ya que te servirá para  saber mirar las cosas desde distintas perspectivas descubriendo que no hay verdades absolutas

Utiliza la asertividad  con los demás y contigo misma. Recuerda que mejorar tus lenguajes puede ayudar a mejorar las relaciones y sírvete de él para  crear estados emocionales positivos. 

Revisa tus creencias, eres lo que crees, quizás muchas de ellas ya no te funcionan en el presente.

Utiliza  preguntas  poderosas que te ayudarán a crear otras posibilidades que puede que no te habías planteado en un principio como por ejemplo: ¿Qué puedo aprender de esta situación?

Por otro lado si optamos por ser reactivas, eso nos  llevara a tener  una sensación de impotencia, esforzándonos por una situación que  no podemos cambiar y está fuera de nuestro control generando culpa, críticas y frustración, ampliando así nuestro círculo de preocupación

Utilizaremos esta pregunta:

¿Sobre qué aspectos de todo esto, no puedo hacer nada? ¿Qué cosas están fuera de mi control?

Cuando seas capaz de identificarlas, puedes notar una relajación sobre la tensión que sientes cuando estás en el modo preocupación

Pilar Jericó nos lo cuenta en este video como poder para aligerar nuestras preocupaciones en tiempos de crisis, centrándonos en lo que está en nuestra mano hacer y sobre lo que podemos actuar.

 

En vez de preocuparnos, lo mejor es ocuparnos, hagamos  crecer el círculo de influencia

Mantente positiva. Ten en cuenta que cuando los niveles de preocupación nos sobrepasan, tendemos a somatizarlos, pudiendo derivar en cuadros clínicos.

Asumir una actitud proactiva sobre cómo reaccionamos a las dificultades puede ayudarnos.

Resumiendo  esto implica hacernos responsables de cómo nos posicionamos frente a los problemas, las decisiones que tomamos, lo que hacemos y también lo que no hacemos, así como nos sentimos y pensamos frente a ellos.

Debemos recordar que siempre tenemos el poder de elegir, como dice  Viktor Frankl, célebre psiquiatra, filósofo y escritor, en su libro “El hombre en búsqueda de sentido”:

 

“Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: la última de las libertades humanas; la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino para decidir su propio camino”

El éxito o fracaso de alguien no depende solo de las circunstancias, sino en la respuesta y la forma en la que cada una de nosotras decide afrontar la misma situación.

Quizás mi guía sobre ¿Cómo afrontar las adversidades y encontrar nuevas posibilidades? te puede ayudar

Y ahora te toca a ti

 

Según la RAE:  

Descubrir es: manifestar, hacer patente, destapar lo que está tapado o venir en conocimiento de algo que estaba ignorado.

¿Conocías algo sobre los círculos de influencia y de preocupación?

!!Cuéntame!!

Te espero en los comentarios 

¿Alguna recomendaciones para cuando nos preocupamos demasiado?

Por supuesto te invito  a que compartas este artículo tanto si conoces a alguien que le pueda ayudar o porque simplemente te ha gustado😉

Graaacias a ti, por estar ahí y leerme.

Un abrazo 

Virginia