Los  “superpoderes” que la inteligencia emocional te aporta

 

Siempre me ha gustado este tipo de temática…

Me refiero a una serie de individuos con unos poderes impresionantes  que no todos los seres humanos son capaces de respetar y entender.

 

En esta saga, la evolución de las especies, de vez en cuando, da un gran salto evolutivo, aquí le toca a los seres humanos.

Me refiero a una  saga de películas de Marvel que para mí más se asemeja  a una realidad  futura y que veo posible.

Cada vez más estudios nos van mostrando lo que es capaz de hacer nuestra mente, y  no hace falta irme hasta la telepatía, me refiero a cosas que hacemos todos a diario: autoconocimiento, autocontrol, empatía, motivación…. habilidades todas que tenemos cada uno pero que no nos han enseñado a desarrollar.

Tampoco nos han enseñado a darles el valor y la importancia que tienen “estos poderes” en nuestras vidas.

En la actualidad vamos viendo  como en las escuelas se  van incorporando  técnicas de mindfunless,  alguna píldora de inteligencia emocional, y también vemos mucho de trabajo corporativo o trabajo en equipo para un desarrollo de “estos poderes”.

Personalmente opino que dichas incorporaciones tendrían que  convertirse en asignaturas obligatorias, consiguiendo el avance de la especie en general.

El mundo del crecimiento y el desarrollo personal también está  añadiendo  “nuevos mutantes” deseosos de aportar  valor a su entorno.

Todos conocemos al menos a alguien con  alguna de estas características muy desarrolladas o trabajando en un proceso de coaching para mejorarlas, son personas  que poseen lo que se denomina inteligencia emocional.

La inteligencia emocional es la capacidad que tiene una persona de  manejar, entender, seleccionar y trabajar sus emociones y las de los demás con eficiencia generando resultado positivo.

Los expertos coinciden en que este tipo de inteligencia juega un papel importante en el éxito personal y profesional de las personas.

Algunos psicólogos han planteado que incluso es más importante que el coeficiente intelectual.

Algunas investigaciones actuales, por ejemplo, sugieren que la inteligencia emocional está vinculada a todo aquello que se relaciona con la toma de decisiones  para el buen desempeño académico y profesional.

 

 ¿Por qué es tan importante conocerse a uno mismo y tener desarrollado estos  superpoderes?

 

Porque si sabemos qué nos motiva, cómo pensamos, qué sentimos y cómo reaccionamos ante las situaciones de la vida, podremos corregir aquellos comportamientos que nos inducen al fracaso y reforzar los que nos conducen al éxito.

 

 

“Conocerse a uno mismo es la tarea más difícil porque pone en juego directamente nuestra racionalidad, pero también nuestros miedos y pasiones. Si uno consigue conocerse a fondo a sí mismo, sabrá comprender a los demás y la realidad que lo rodea”.

                                                                               Alejandro Magno

 

 Conocerse a uno mismo no es tan fácil ya que nuestros motivos son con frecuencia inconscientes.

La mayoría de las veces no sabemos por qué hacemos lo que hacemos o sentimos como sentimos.

A veces, incluso ni siquiera queremos saberlo…

En nuestra más lejana infancia, nuestras conductas tuvieron repercusiones positivas o negativas, experimentamos placer, disgusto o alivio y aprendimos a repetirlas o evitarlas sin razonar lo.

Además, hemos adquirido nuestros comportamientos más arraigados a través del aprendizaje inconsciente.

Dentro del campo de estudio de la inteligencia emocional, hay cinco “competencias” básicas que se pueden aprender, y si es así, habilitan y dan capacidades a las personas que lo hagan, para ser mejores consigo mismo y con los demás.

 

¿Te gustaría saber cuáles son estos poderes?

Ahí van son todos tuyos.

 

Son cinco competencias básicas desarrolladas:

 

              1. Auto-conocimiento

 

La auto-conocimiento es la capacidad de centrar la atención en tu propio estado emocional en cualquier situación, así como ser capaz de procesar con eficacia este estado y usar lo que sabes para tener mejores acciones futuras.

Te pongo un ejemplo, supongamos que estas enfadado, si eres una persona consciente de ti misma, no sólo sabes que estás enfadado, sino que también puedes determinar el motivo que lo causa, y así utilizar este conocimiento para decidir qué hacer,

Evitando una reacción descontrolada que te puede ocasionar problemas.

Y aunque parezca una habilidad fácil de adquirir, muchas personas no son conscientes de sus propias reacciones emocionales y tienen dificultades en diferenciar emociones

El autoconocimiento también implica el reconocimiento de nuestras fortalezas y  debilidades.

Goleman sugiere que las personas que poseen esta  competencia también poseen un buen sentido del humor, poseen confianza en sí mismos y  en sus capacidades, además son conscientes de cómo las otras personas los perciben.

 

     2.  Auto-regulación emocional / auto-control

 

Esta competencia no implica bloquear las emociones y ocultar nuestros propios sentimientos, significa saber esperar el momento oportuno, el lugar y la forma más adecuada de expresar nuestras emociones, es decir gestionarlas correctamente

La autorregulación es  la capacidad de seleccionar la emoción que deseas experimentar en un momento dado, en cada situación particular.

Es un proceso que  requiere de mucha práctica, para tener un  dominio que te permita conseguir tener el control de tus emociones, sin que llegues a ser víctima de las acciones de otras personas.

Es un proceso activo que requiere un considerable entrenamiento y el enfoque necesario para poderlo llevar a cabo.

Aquí es fundamental ser consciente de las propias emociones y de su impacto en los demás.

Esos expertos y expertas en regulación emocional tienden a  adaptarse bien a los cambios.

Son buenos en la resolución  de conflictos y gestión de situaciones tensas.

 

“Somos peligrosos cuando no somos conscientes de nuestra responsabilidad, de cómo nos comportamos, pensamos y sentimos”

                              Marshall B. Rosenberg

 

 

   3.  Competencias  o habilidades comunicativas

 

Hablar, leer y escribir son habilidades del lenguaje.

Ser capaz de interactuar adecuadamente con los demás es otro aspecto importante de la inteligencia emocional.

La verdadera comprensión emocional implica introspección sobre las propias emociones y así entender los sentimientos de los otros, pero no sirve de mucho si no se es capaz de trasladar esta información a través de la comunicación.

En el ámbito laboral, aquellos que tienen esta competencia  son capaces de construir relaciones valiosas con sus trabajadores, mientras  estos, se pueden beneficiar de crear  una fuerte relación con sus líderes y compañeros de trabajo.

Algunas de las habilidades  comunicativas importantes incluyen la escucha activa, habilidades de comunicación verbal y no verbal, liderazgo y capacidad de persuasión.

 

          4.  Empatía

 

La empatía, en la inteligencia emocional, es la capacidad de poder sentir lo que otra persona siente o al menos entender que es lo que  está sintiendo.

Esto te permite darte cuenta del estado emocional de otro, de forma racional y eficaz.

Esta competencia implica algo más que ser capaz de reconocer los estados emocionales de los demás, también supone dar respuesta a la otra persona a partir de la información  que percibimos.

Por ejemplo, cuando nos damos cuenta que alguien se siente triste o desesperado es probable que esto influya en como respondemos a ese individuo.

La respuesta puede ser tratarlo con cuidado y preocupación adicional y guiarlo a un estado positivo y optimista.

Ser empático también nos permite entender otros comportamientos en los ámbitos laborales y  también en nuestras  relaciones sociales…

Quienes son competentes en esta habilidad  comprenden cómo las fuerzas emocionales influyen en los comportamientos e interpretan precisamente las diferentes situaciones que dependen de las dinámicas de poder.

 

    5.  Auto-motivación

 

Recuerda que lo que nos mueve son los sueños, los proyectos y las ilusiones.

Es la motivación la que nos impulsa hacia lo que queremos y es esencial para conseguir aquello que deseamos.

Las personas con una alta inteligencia emocional aspiran  a retos menos materiales,  como la fama y el dinero.

Se inclinan más  hacia la contribución y el deseo de aportar valores a la sociedad.

También poseen una pasión por alcanzar y satisfacer sus propias necesidades y objetivos internos.

Buscan realizar  alguna actividad que les apasiona.

Quienes son altamente competentes en esta área suelen estar orientados a la acción, establecen metas, tienen una orientación al logro y siempre busca formas de mejorar lo que hacen.

Son personas comprometidas y toman la iniciativa cuando una oportunidad aparece.

 

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo sencillo.

Pero enfadarse con la persona adecuada,

en el grado exacto,

en el momento oportuno,

con el propósito justo y del modo correcto,

eso, ciertamente, no resulta sencillo”

     Aristóteles

 

Como he dicho al principio todos y todas tenemos estos poderes.

En la mayoría de las ocasiones desconocemos  hasta su existencia.

Dando un paso más y cuando los hemos reconocido en nosotros, lo que sigue es ir observándonos  para ver como los utilizamos.

Es un camino de dentro  hacia fuera

Conocernos para poder entender a los demás, generando unas relaciones satisfactorias con uno mismo y con las personas que nos rodean

Trabajar en desarrollarlos nos abre un mundo desconocido y  muy enriquecedor.

Para mí son “unos poderes” valiosos como muchos otros que tenemos y que irán apareciendo a medida que vayamos investigando en nuestro interior…

El paso de los años ha hecho que nos pongamos varias  capas  que nos hacen  dificíl reconocerlos en nosotros mismos.

Te dejo unas preguntas para tú reflexión:

¿Te apetecería desarrollar alguno de ellos?

¿Cual de estos poderes crees que te acercaría más a la vida que quieres llevar?

Te espero en los comentarios con aquello que hayas “descubierto” de ti y desees compartirlo.

 

 

Según la RAE

 

Descubrir es: manifestar, hacer patente, destapar lo que está tapado o venir en conocimiento de algo que estaba ignorado.

Te invito a que compartas este artículo, si crees que a alguien le puede ayudar en su día a día o porque simplemente te ha gustado.

Graaacias por estar ahí y leerme.

Un abrazo

Virginia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *