La Alta Sensibilidad es un rasgo

No es un trastorno.

No es una patología

Ser Altamente Sensible no es algo que tienes.

Es algo que eres.

 

Puedo entender te cuando te cuesta reprimir  tus lágrimas frente a un paisaje, un animal, una flor, una buena conducta de alguien…

Porque te hace sentir una alegría y  una emoción que  te invade.

Claro que te entiendo cuando no puedes evitar ver el dolor ajeno, no solo  con las personas también con los  animales y  la naturaleza.

Porque tú también notas ese dolor.

Sé que puedes sentir  las alegrías, los miedos, los  sufrimientos, la  hostilidad, los olores, los sabores… de aquello que te rodea.

Me doy cuenta  que necesitas momentos a lo largo del día en lo que te gusta estar a solas con tu mundo interior con tus pensamientos y reflexiones.

Puedo entender que son  esos momentos diarios los que te dan el equilibrio en este mundo cambiante y te dan la paz.

Puedo entender que a veces sientas como si no encajaras en el mundo que te rodea.

Te entiendo porque yo también lo siento así.

 

Las personas altamente sensitivas se caracterizan, entre otras muchas cosas, por una mayor receptividad ante estímulos de todo tipo, desde los más obvios hasta los más sutiles.

No tiene que hacer ningún esfuerzo para registrar todo lo que se presenta ante su campo visual, auditivo y olfativo.

Una PAS, con sus sentidos muy sensibilizados y afinados, capta una enorme cantidad de información.

 

La Alta Sensibilidad es un rasgo

No es un trastorno, no es una patología

Ser Altamente Sensible no es algo que tienes, es algo que eres.

 

Según la Asociación de Personas con Alta Sensibilidad de España (APASE) basandose en las investigaciones de la Dra. Aron, quien ha llegado a la conclusión que para calificar a una persona como altamente sensible debe reunir éstos cuatro pilares base, conocidas como “D.O.E.S” siglas que representan: Deep processing, Overstimulation, strong Emotions y Sensitive to subtleties.

 

Una persona es altamente sensible cuando reúne éstas cuatro características,  si faltara sólo una no podría ser calificada como persona altamente sensible.

 

Las cuatro características  son:

 

1.- La persona altamente sensible difícilmente puede remediar su tendencia a procesar toda la información recibida de una manera intensa y profunda, por lo que suele reflexionar mucho sobre los temas en general y dar muchas vueltas para una mayor comprensión.

2.- La persona altamente sensible puede llegar a saturarse y sentirse sobre estimulada cuando tiene que procesar a la vez mucha información (sensorial y emocional).

Ésta característica es comprensible debido a que la persona PAS posee un sistema neuro-sensorial más fino de lo normal, por lo que la cantidad de información que recibe es mucho mayor que la de una persona que no es PAS.
3.- La persona altamente sensible vive la vida con mucha emocionalidad, se emociona con facilidad ante situaciones y sensaciones.

Su manera de experimentar la felicidad, tristeza, alegría, injusticia, etc. es muy intensa y va ligada a una fuerte empatía, una característica que también forma parte del rasgo de la alta sensibilidad.
4.- La persona altamente sensible tiene una elevada sensibilidad, no solamente en cuanto a los cinco sentidos (vista, tacto, oído, gusto, olfato), sino también de cara a sutilezas como pequeños cambios en el entorno o en el estado emocional de las personas que tiene a su alrededor.

 

Ocultar esa sensibilidad solo produce más dolor porque no  se puede reprimir.

No  se puede suprimir el llanto, suprimir un miedo, un ataque de pánico, los bloqueos, el estrés…

Suprimir no es la solución porque tal vez tarde o temprano, aquello que intentas suprimir encontrará otra manera de salir

Una vez que entiendes qué es lo que te pasa y cuál es el motivo por el que sucede, puedes empezar a  gestionar tu emocionalidad de otra manera.

 

¿Como  podemos reconocer  a un PAS?

 

Debido  la hiperactividad para captar señales ambientales  toleran  mal los ruidos y las luces,  resultando les  muy molestos ya que  tienen una peor tolerancia al estrés.

Suelen ser personas  consideradas tímidas y solitarias.

Poseen una gran empatía, generosidad y altruismo, no resultando les difícil entender a los demás.

Tienen dificultad para establecer límites con respecto al otro y por ello pueden ser considerados  como  un poco  ingenuos

Son muy observadores y muy reflexivos.

Otra característica es que suelen gestionar mal los cambios, necesitando  de más tiempo para adaptarse a ellos.

Las PAS tienen una clara orientación al servicio, por  lo que es habitual en  cargos que requieran de la atención al otro: enfermeras, médicos, psicólogos y también profesiones donde desarrollen la creatividad: música, pintura, literatura.

A su vez, esta creatividad se ha asociado con una mayor inteligencia emocional.

Las personas altamente sensibles tienen un cerebro reactivo.

Los sujetos con PAS poseen un cerebro emocional, región conocida con el término de sistema límbico más desarrollado que el resto de personas y presentan una mayor actividad bioquímica en estas regiones cerebrales.

 

Los estudios realizados al respecto, demuestran que las áreas del cerebro que presentan mayor actividad son las conocidas como ”neuronas espejo” relacionadas con la empatía  y con regiones vinculadas a la conciencia, el procesamiento de la información sensorial y la planificación de acciones.

 

 

Saca el máximo provecho a tu personalidad…. y disfrútala

 Descubrir todo lo que la vida te ofrece:

1.  Entiende que eres una persona especial y que tú forma de sentir es única.

Muchas cosas que a ti  te duelen,  al resto les pasa desapercibido, saberlo te hará evitar conflictos.

2.  Reconoce que vives a un ritmo diferente, más pausado y que es el que tú necesitas para funcionar óptima mente.

Debes aceptar que no todo el mundo  ve lo que tú, ni siente como tú con esas maravillosas gafas.

Tú amas a otra escala, acepta que los demás lo hagan a la suya porque el amor seguirá siendo sincero.

3. Respeta te y quiere te, valora tu don. Sólo un 20% de la población lo tiene.

Deja de apegarte al sufrimiento, libérate de las emociones negativas y  valora todas tus facultades positivas

4.  Intenta hacer actividades donde ayudes a otros, tal vez un voluntariado.

Mejorara tu autoestima y, a la vez, te hará  sentirte más  productivo.

5.  Busca un arte donde poder expresarte: explota tu vertiente creativa. ¡Escribe, pinta, innova!

6.  Realiza alguna actividad física o practicar algún deporte eso te ayudara a liberar endorfinas y te hará sentir mejor.

7.  Practica la meditación o técnicas  de relajación donde gestiones tu estrés, aprendas a respirar y conectes con tu             organismo.

8.  Aprende a poner límites con los demás, no temas decir no.

Respetarte es primordial para tener una buena  relación contigo mismo.

9.  Acepta desde muy temprano la adversidad, la existencia del fracaso, el conocimiento de la tristeza

10. Sé resiliente. Haz que tus emociones sean el aliento de tu día a día. Aprende de tus fracasos. Practica la resiliencia

11.  Respeta tus momentos de soledad y entiende que es posible que los necesites más que el resto.

Eres de esas personas que encuentran un gran placer estando solas, creando, leyendo y escuchando música

 

 

 

Y ahora te toca a ti

Según la RAE

Descubrir es: manifestar, hacer patente, destapar lo que está tapado o venir en conocimiento de algo que estaba ignorado.

¿Te apetece comentar que has re-descubierto de ti en este artículo?

Te invito a que compartas este artículo si crees que a alguien le puede ayudar en su día a día o porque simplemente te ha gustado.

Graaacias por estar ahí y leerme.

Un abrazo

Virginia