Mi carta  de agradecimiento a la mujer que nunca fui.

 

Hola querida, primero quisiera agradecerte tu compañía, en todo este tiempo.

Contigo cree unos planes para mí que finalmente no fueron.

Es una texto muy personal e intimo donde quiero compartir quien soy y como me siento

No es una carta de reproches sino todo lo contrario, de agradecimiento.

No la fui la mujer sosegada, paciente, no fui la mujer que se queda en casa disfrutando de la cocina, no fui la mujer que disfruta limpiando el hogar.

No fui la mujer que espera que decidan por ella porque prefiere no tener esa responsabilidad, no fui la mujer que espera sumisa a que la regalen con halagos y la exhiban como si de un trofeo se tratara.

Pero con ella fui la mujer que se sintió distinta al resto, a veces diferente por pensar y sentir de otra manera.

Fui la mujer que pensaba que no encontraría quien la supiera entender, que no se expresaba de manera libre pero repito “solo fui”.

No digo que está bien ni mal ser esa mujer, no la estoy juzgando.

Ella me acompaño en mi aprendizaje y tiene todo mi respeto a ser quien quiera ser libremente.

 

Orgullosa de la mujer que soy

Con el paso de los años puedo ver y expresar ese agradecimiento y ese reconocimiento hacia lo que me enseñaste.

Me siento orgullosa de la mujer que nunca fui, porque hoy me siento muy orgullosa de la mujer que en la actualidad soy y siento.

Orgullosa de salir a “cazar por mis cachorros”, si fuera necesario y orgullosa de esta leona que me acompaña.

Me siento orgullosa de la mujer que se llena de barro para jugar con los pequeños, que se sube a los columpios (a pesar de los años) y que no le importa hacer monadas para hacerles reír.

Gracias a la mujer que quise ser y no fui la vida me llevo a la que soy a día de hoy.

Soy tenaz, soy sensible, soy despistada, soy a veces explosiva, impulsiva.

Soy muchas cosas pero también soy mis sombras, que oculto a los demás porque me hacen sentir vulnerable, que protejo frente al otro y que  también protejo a veces de mi misma.

Mis tropiezos y logros también van modelándome.

Mis valores, que me acompañan y que me definen, que práctico a diario, que los trabajo y que me sirven de apoyo en cada una de las situaciones que la vida me presenta.

Soy mis sombras, y son ellas son las que me permiten ver mi luz.

Hoy no me siento distinta al resto y valoro y agradezco tanto el conectar con personas con las que me puedo expresar de manera libre que son un regalo en mis días y con ellas lo celebro.

Esa luz que hoy me mueve el teclado desde donde escribo, esa luz que hace que mi vida sea plena, que este agusto con lo que soy y tengo, que este agusto con la mujer que no fui y lo poquito  que de ella queda.

Agusto y en paz con ella por plantar la semilla de la mujer que soy y quedarse a verla crecer y florecer.

Puedo ver que la mujer que ahora soy irá cambiando con la vida, con los acontecimientos y el paso de los años.

Gracias por tu aprendizaje mujer que nunca fui

 

Y esta carta no va de mí y de la mujer que nunca fui

 

Esta carta va dedicada a todas y a cada una de vosotras.

A las mujeres que habitan y habitaron en mí en algún momento de la vida

Hablo de la mujer pesimista, de la mujer controladora, de la mujer permisiva, de la mujer vulnerable y muchas muchas más que formaron parte de mí.

Para ellas va también mi reconocimiento y mi agradecimiento por todo lo que me enseñaron.

Y hablo de más mujeres que estuvieron, están y estarán en mi vida.

Hablo de mi madre,  de mi hermana, mi hija,  suegra y cuñadas, tías, primas, abuelas, amigas, compañeras que también aportaron su granito de arena a la mujer que finalmente soy.

 

Va dedicada especialmente ti Mujer

 

A ti mujer, fantástica y maravillosa que me lees y me sigues.

Hoy me encantaría que tú también hicieras una pequeña reflexión sobre esas “otras mujeres” que te complementan.

Permite mirar hacia dentro a esas mujeres que te habitan, esas mujeres que te componen y te van modelando.

Pueden ser mujeres que escondes porque son dolorosas de mostrar pero reconoce en ellas su aprendizaje y recuerda que “tus sombras también hacen tu luz”

Pueden ser mujeres valerosas que te llenan de orgullo y seguridad cuando se muestran.

Que se quieren y se respetan

Agradece desde tu corazón ser la mujer que eres.

Muéstrate orgullosa de pensar y sentir diferente.

Permite ver hacia fuera a todas las mujeres que te acompañan o acompañaron en tu vida.

Ellas, madres, abuelas, hijas,  hermanas, tías, cuñadas… te mostraron caminos diferentes o parecidos aportando diferentes puntos de vista para “tu caminar”

Te dejo con toooodas ellas.

Cuídate muuucho y se la mujer que quieras ser

Va dedicada especialmente ti Mujer

Mi recomendación:

Esta carta pertenece a una de las tareas  de uno de los Talleres de Escritura de Eliana Vasquez : Escribir para depurar emociones.

También dispone de otro taller  que puedes ver aqui -> Cartas de amor para sanar una relación- Taller de escritura

En mi crecimiento personal hay sido una herramienta valiosisima, que me ha sostenido cuando me sentía vulnerable,  ha sido el amigo fiel que siempre estaba queriéndome escuchar.

Piénsalo, nunca la escritura como opción de crecimiento personal  ha podido ser más accesible que en la actualidad.

No necesitas más que una hoja en blanco, un lápiz y dejarte llevar.

Es posible que no seas de esas personas habituadas a escribir.

Te aseguro que esa hoja en blanco puede ser el mecanismo perfecto para encontrarte a ti misma.

Exponer nuestras ideas sobre un papel te va a permitir reducir la presión que podemos sentir en algunos momentos.

Ambos talleres  son de escritura creativa 100% virtual con una duración de 3 semanas donde el ejercicio de escritura es diario puedes  obtener mas información aquí:

Escribir para depurara emociones- Taller de escritura.

* Cartas de amor para sanar una relación- Taller de escritura.

Si quieres  y sientes que la escritura  te puede ayudar en tu desarrollo  personal a través de tus emociones, estos talleres son lo que estas buscando.

 

 

Y ahora te toca a ti

 

Según la RAE:  

Descubrir es: manifestar, hacer patente, destapar lo que está tapado o venir en conocimiento de algo que estaba ignorado.

¿Qué has descubierto de ti misma al leer estas palabras?

!!Cuéntame!!

Te espero en los comentarios 

¿Te habías parado a pensar cuanta mujeres habitan en ti?

Por supuesto te invito  a que compartas este artículo tanto si conoces a alguien que le pueda ayudar o porque simplemente te ha gustado😉

Graaacias a ti, por estar ahí y leerme.

Un abrazo 

Virginia