Aceptación no es resignación

Aceptación no es resignación hoy quisiera contarte pequeñas diferencias entre estas palabras

Aceptar una situación aunque no me guste, aceptar a una persona tal y como es, aceptar una pérdida a pesar del dolor..

Estas palabras pueden parecer lo mismo pero hoy quisiera contarte la sutil diferencia para aclarar que aceptación no es resignación

De entrada pueden parecer te iguales porque ambas tienen en común que hacen referencia a dejar de intentar algo.

Sin embargo, cada una de estas palabras tiene implicaciones muy diferentes para nuestro desarrollo personal y madurar  también significa, entre otras cosas, comprender que aceptación no es resignación

Me suele ocurrir a veces: “Tengo que reconocerlo, aunque no me guste, aunque me resulte incómodo. Pienso que podría ser de otra manera, quizás yo podría haber hecho algo distinto. ¿Podría haber dicho? ¿Podría?… o por mucho que hubiera hecho todo esto habría ocurrido  de la misma manera.”

Comencemos por conocer sus  definiciones

Definiciones

 

Definiciones de aceptación y rendición

Según el diccionario de la R.A.E,  aceptar significa: “Recibir voluntariamente o sin oposición lo que se da, ofrece o encarga” y “Asumir resignadamente un sacrificio, molestia o privación”.

Por lo tanto la aceptación no significa que tenga que gustarnos todo

No significa que tengamos que estar satisfechas con las cosas como son

Según el diccionario de la R.A.E,  resignación significa:  “ Entrega voluntaria que alguien hace de sí poniéndose en las manos y voluntad de otra persona. Renuncia a un beneficio eclesiástico. Conformidad, tolerancia y paciencia en las adversidades

Sinónimos serían: conformidad, tolerancia, aguante

Quiero ponerte un ejemplo para que lo tengas más claro.

Estoy en la calle y comienza a llover y puedo elegir: Mojarme y “rendirme a los hechos” quedándome en la queja  o por el contrario, aceptar que sí, que está lloviendo, que no me gusta mojarme y  empezar a buscar cómo ponerme a resguardo

Lo interesante de conocer la diferencia entre los dos  conceptos es que nos puede ayudar a tener una mayor conciencia sobre el grado de control que  nosotros tenemos en la situación  para no obsesionarnos con objetivos imposibles de alcanzar  y  vivir con menos ansiedad

Nos resistimos a que las cosas sean como son, que las circunstancias sean las que son, a que las personas que nos rodean sean como son. Esto nos irrita, nos frustra, nos molesta, nos apena nos produce ira y rabia.

La ira viene  para darnos energía extra para superar esa situación que percibimos como un obstáculo, pero deja de ser funcional cuando nos seguimos empeñando en querer cambiar cuestiones que probablemente estén fuera de nuestra área de responsabilidad.

Aceptación no es resignación

¿Qué puede ocurrir si elijo resignarme?

Cuando una persona se resigna, acepta una situación y deja de luchar contra ella o de buscar soluciones respecto a la problemática que se le plantea.

Entonces “me aguanto” con lo que me ha tocado vivir y dejo de buscar las opciones para cambiarlo.

 

¿Qué puede ocurrir si elijo aceptar ?

 Aceptar la realidad es el primer paso para restablecer el equilibrio en nuestra vida.

La aceptación implica dejar de identificarnos con determinadas situaciones y, sobre todo, liberarnos de los sentimientos que nos dañan.

Aceptar es  hacerse cargo de una manera  activa,  realista y consciente de la situación en la cual nos encontramos.

 

La invitación de hoy es la aceptación para ser más felices

 

La invitación de hoy es la aceptación para ser más felices

 

La aceptación es una de nuestras asignaturas pendientes.

Nos cuesta aceptar todo aquello que no nos agrada o que no se corresponde con nuestras expectativas.

Si alimentamos expectativas irreales y estas no se cumplen, nos sentiremos frustradas e insatisfechas.

De hecho, la distancia que existe entre nuestras expectativas y la realidad se convierte en una de nuestras principales fuentes de sufrimiento.

A veces la vida nos somete a duras pruebas, pero cerrar los ojos ante lo que sucede no cambiará los hechos y puede conducir a la aparición de trastornos en el futuro

Si no aceptamos la realidad y deseamos que las cosas sean diferentes a como son, vamos a sufrir.

Y ese sufrimiento es el  resultado de nuestras reacciones emocionales, actitudes y pensamientos, más que de las consecuencias del problema en sí.

No necesitas aceptar una situación desagradable, ni tampoco mentirte a ti misma y decir que todo está bien. No.

Puedes reconocer qué quieres salir de esta situación y  poner tu atención en el momento actual, sin juicios.

Y entonces… cuando no  hay juicios entonces, y solo entonces, desaparece  la  resistencia

¿Entiendes que aceptación no es resignación?

Aceptas que este momento ya es como es.

Luego actúas y haces todo lo que esté a tu alcance para salir de la situación. 

La aceptación de la realidad tal y como es nos ayudará a vivir los problemas con más serenidad.

La aceptación nos ayuda a ver las cosas con perspectiva

 

¿Cómo hacer para aceptar  las cosas tal y como son?

 

1* Busca soluciones y no te instales en la queja

Lamentarte por lo que te ha ocurrido no cambiará la situación.  Si te quedas  más tiempo del necesario en la queja te convertirás en una víctima de las circunstancias.

2* Aprende a “soltar”. No siempre podrás cambiar las situaciones, ni podrás controlarlas siempre.

3* Agradece lo que tienes, practica  el agradecimiento. En vez de centrarte en todo lo que te falta, recuerda tooodo lo que tienes. Puedes anotar  todas las cosas valiosas y las personas que te acompañan en tu vida.

4* Cambia la historia, tu historia. Deja de ser la víctima y pasa a ser la protagonista, toma las riendas de tu vida.

Piensa en lo que no te gusta y en lo que necesitarías cambiar para estar mejor.

 

Resumiendo

Te dejo algunas preguntas que te pueden ayudar:

¿Cómo reaccionas cuando tienes ese pensamiento negativo?

¿Qué  harías sin ese pensamiento negativo en tu cabeza? y ¿cómo te sentirías sin él?

Aquí tienes más preguntas poderosas

La aceptación no es resignación  y la aceptación también pasa por dejar de identificarnos con determinadas situaciones y  liberarnos  por ejemplo de la culpa y otros sentimientos que nos dañan

Cambiar la forma en la que construyes los acontecimientos que te ocurren te permitirá asumir la realidad con una perspectiva más positiva.

Lo que sí depende de nosotros, que es donde reside nuestra libertad y nuestra fuerza, es en cambiar nuestra creencia, eres lo que crees, para así transformar y disminuir nuestro malestar.

Por lo tanto, aprende a modificar las creencias que te limitan  y las valoraciones en sentido positivo  porque será de gran ayuda para sentirnos mejor.

Hoy quiero terminar con un poema

No te rindas por favor no cedas,

Aunque el frío queme,
Aunque el miedo muerda,
Aunque el sol se ponga y se calle el viento,
Aún hay fuego en tu alma,
Aún hay vida en tus sueños,
Porque cada día es un comienzo,
Porque esta es la hora y el mejor momento,
Porque no estás sola,
Porque yo te quiero.
                                                         Mario Benedetti

Y ahora te toca a ti

 

Según la RAE:  

Descubrir es: manifestar, hacer patente, destapar lo que está tapado o venir en conocimiento de algo que estaba ignorado.

¿Te cuesta aceptar las cosas tal y como son?

¿Te habías planteado alguna vez que aceptación no es resignación?

!!Cuéntame!!

Te espero en los comentarios 

¿Cómo gestionas cuando se presenta algo que no sale como habías pensado?

Por supuesto te invito  a que compartas este artículo tanto si conoces a alguien que le pueda ayudar o porque simplemente te ha gustado😉

Graaacias a ti, por estar ahí y leerme.

Un abrazo 

Virginia