Cuando en tu vida vivas inmerso en preocupaciones, obligaciones, auto critica, auto censura…es el momento de conocer a estos dos inquilinos que cohabitan contigo, conocerlos te puede ayudar a bajar el estrés mental.

Uno de ellos era la señora Queja

Si quiero saber qué aspectos podría mejorar en mi vida lo primero que debo preguntarme qué es lo que más miedo me da.

Detrás de todo lo que temo estará mi saboteador interno.

 

 Don Perfecto: el saboteador interno

 

Cuando tenemos miedo tendemos a paralizarnos, el miedo puede  dejarme inmóvil dejando pasar las oportunidades de mi vida,

Es normal experimentar un poco de miedo ante una nueva experiencia, pero ojo, no le permitas controlar tú vida

Los miedos se pueden superar, basta con enfrentarlos y confiar.

Si quieres saber más sobre el miedo te dejo el siguiente enlace: la dignidad del miedo

 

¿Quién es?

 

Los saboteadores pueden ser amigos, familiares, parejas o incluso nosotros mismos.

Resulta curiosa la facilidad que tenemos en ocasiones para identificar a todas esas personas que, de algún modo, nos hacen daño o nos impiden  avanzar.

Tienen nombres y apellidos.

 

Pero tú también puedes ser tu peor enemigo, tu mayor saboteador.

¿qué ocurre cuando lo que en realidad nos hace daño son nuestros propios “saboteadores internos”?

Pueden aparecer en muchas situaciones: cuando decides cambiar  de trabajo, comenzar a hacer ejercicio a diario, comenzar unos estudios… etc.

Básicamente aparecen cuando vas a cambiar algo y salir de tu área de confort.

Nos vamos a centrar en los propios, que son aquellos pensamientos, aquella voz disfrazada de miedo, inseguridad y complejos que te suele menospreciar en voz baja.

Nos dice cosas como:

“no sirves para nada”

“todo me sale mal”

“que mala suerte”

“ es que no depende de mí”

“es imposible que lo consiga”

“no vale la pena intentarlo”

Su objetivo es sabotear cualquier intento de cambio poniendo obstáculos en nuestro camino y paralizando nuestra capacidad de pensar con claridad y actuar con decisión.

Les encanta el victimismo, las excusas, los juicios, las justificaciones, también de cosas externas, fuera de mi alcance como circunstancias, dinero, suerte, contactos…

 

“Quien mira hacia afuera sueña; quien mira hacia adentro, despierta”

Carl  G.Jung

 

El miedo forma parte de nosotros pero como todo, en su justa medida

 

¿Cuál es su función?

En la mayoría de los casos, detrás de su apariencia destructiva se esconde una buena intención… aunque a simple vista no lo creas.

Puede ser el  miedo a hacerte daño, miedo a deprimirte si no consigues lo que te has propuesto,a sentirte vulnerable...

Tu cerebro sigue anclada en el pasado y lo interpreta como un gran peligro que te puede dañar o hacer que te sientas rechazado y te quedes solo.

Por tanto es importante comprender que esa vocecita quiere lo mejor para ti pero con un enfoque equivocado.

Quiere seguridad, quiere comodidad y quiere rutina.

Pero la vida es cambio constante y las adaptaciones de esos cambios pasan por salir de nuestras rutinas y nuestra “seguridad” cada vez que queremos conseguir algo o simplemente mantenernos

 

“Hasta que lo inconsciente no se haga consciente, el subconsciente seguirá dirigiendo tú vida y tú le llamarás destino”

Carl  G. Jung

 

 

¿Qué podemos hacer para vencerlo?

 

Pues hoy voy a compartir contigo la solución para vencerlo.

Aquí tienes las 3 claves para vencer a  tus saboteadores internos.

-Para y escúchate: Cuando esto sucede es imprescindible  pararse y  escuchar tu diálogo interior, cómo son tus pensamientos, ¿qué te dices? ¿Como te lo dices?

-Pon nombre a tus saboteadores internos: al principio puede resultar difícil pero es importante

¿Quién es Don Perfecto?  ¿Te falta confianza?  ¿Es baja  autoestima? ¿Es frustración?

Cambia tu mensaje: No olvides que todo depende de ti, que todo lo que necesitas esta en ti y despliega tus sonsaca tus

-Apóyate en tus valores: En este momento en el que tus saboteadores internos te hacen sentirte pequeño/a e indefenso es el momento de apoyarte en tus valores.

El respeto, la determinación, la libertad de cada uno, la pasión….

Ante ellos los saboteadores internos, que todos tenemos, acabaran por empequeñecerse y ya no aparecerán como obstáculos en nuestro camino.

Quiero contarte un cuento a modo de ejemplo:

Una mañana un viejo Cherokee le contó a su nieto sobre una  batalla que ocurre en el interior de las personas.

Él le dijo

–“hijo mío, la batalla es entre dos lobos dentro de todos nosotros.

Uno es Malvado. Es ira, envidia, celos, tristeza, pesar, avaricia, arrogancia, autocompasión, culpa, resentimiento, soberbia, inferioridad, mentiras, falso orgullo, superioridad y ego.

El otro es Bueno. Es alegría, paz amor, esperanza, serenidad, humildad, bondad, benevolencia, amistad, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe.”

El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo:

–“¿Qué lobo gana?”

El viejo Cherokee respondió a su nieto:
–“Aquél al que tú alimentes.”

 

Resumiendo

 

En la aventura de conocernos también está la parte más oscura y también nuestro lado más intimo.

Nos ocurre a menudo en nuestras vidas que, cuando realmente queremos lograr algo externo, metas, retos… nos vemos sobrepasados por nuestro dialogo interno de pensamientos limitantes y  negativos.

 

Don Perfecto, aparece con una voz castigadora y puede ser muy dañino, muy controlador generando insatisfacción, ansiedad y angustia

Nos sabotea muy a menudo  enviando a la señora Queja, que quiere instalarse con la apatía, pereza, victimismo, la inseguridad.

Cuando estos dos personajes se unen,  entramos en conflicto, es como si desearamos realizar algo y a la vez incapaz de hacerlo.

El miedo paraliza a muchas  personas en  sus carreras profesionales justo antes de un ascenso.

Miedo a ser juzgados

Tenemos miedo a ser uno mismo.

A ser quien es realmente por el miedo a ser rechazado.

Vivimos en una sociedad que todo lo que se sale de lo normal es raro.

No lo creo así, las diferencias no deben ser censuradas y hay que perder el miedo a ser uno mismo ese “será nuestro mayor logro”.

Pero antes hay que conocer a nuestros personajes internos, los que nos animan, pero también a aquellos que nos limitan y nos impiden avanzar.

¿Te animas?

 

Recuerda tu  construyes tú vida ¿o no?

 

 

Según la RAE

Descubrir es: manifestar, hacer patente, destapar lo que está tapado o venir en conocimiento de algo que estaba ignorado.

!!Vamos!!¿ Cuéntame qué has descubierto con este articulo?

Si crees que a alguien le puede ayudar en su día a día o porque simplemente te ha gustado.

Te invito entonces a que compartas este articulo

Graaacias por estar ahí y leerme.

Un abrazo Virginia

6 thoughts on “Don Perfecto: el saboteador interno

  1. Hola! Me ha gustado mucho el artículo. Está muy bien explicado. Es muy importante conocer nuestro diálogo interno para que no nos sabotee. Aunque no es fácil ya que no estamos acostumbrados a cuestionarnos lo que pensamos. Pero todo lo que pensamos no es beneficioso para nosotros y debemos darnos cuenta. Es bueno sentir miedo porque nos ayuda a sobrevivir pero siempre que no nos paralice. Un saludo

    1. Hola Charo,
      Es cierto no estamos acostumbrados a cuestionar nuestros pensamientos y tampoco a escuchar lo que nos decimos en esos momentos.
      Cuando aparece Don Perfecto su dialogo no suele ser cariñoso precisamente y hace que nuestro miedo sea mas grande.
      Todas las emociones tienen su parte buena incluido miedo y si nos paramos a escuchar el dialogo en ese instante, obtendremos una informacion muy valiosa de nosotros mismos.
      Muchas gracias por compartir tu opinion.
      Un abrazo
      Virginia

    1. Si Carmen, las crencias lo ponen todo al reves incluso a nosotros mismos.
      Si eres capaz de tomar distancia con ellas casi puedes tumbarlas, pero la mayoria de las veces nos tumban ellas.
      Gracias por tus palabras.
      Un abrazo
      Virginia

  2. Querida Virginia,
    ME ha encantando este post, si he sido capaz de encontrar mi saboteador particular y es un juez de mazo en mano, bastante proteston… pero no queda todo en ese punto tengo tambien a doña summa cum laude, todo tiene que ser hipermegaperfecto… menos mal que tengo una cheerleader con pompones y todo que anima desde el cesped. Gracias porque en la reflexión ves tambien que tus recursos son valiosos. Un almabrazo María Granada

    1. Gracias Maria Granada por presentarnos a “esa pareja” que te acompaña. Me alegra saber que junto a ellos tienes a una cheerleader con pompones que te anima desde el cesped. Menudo equipo!!
      Seguro que si todos miramos un poquito más hacia dentro también encontraremos a nuestro animador/animadora botando en el cesped. ¿os animaís a segir a Maria Granada?
      Gracias por pasarte por aquí y compartir tu experiencia.
      Un almaabrazo
      Virginia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *