Tus valores son las cualidades que te definen: son la esencia de lo que eres.

Sin ellos, no serías tú.

Definen lo que eres, no lo que crees que eres, deberías ser o lo que los demás esperan que seas.

Cuando vives conectado a tus valores actúas en consecuencia y desde ahí experimentaras momentos que te acercarán a tu mejor versión

Ellos nos ayudan a decidir nuestros compromisos.

 

Compartiendo valores

 

Si dedicas tu tiempo y tu energía a algo que vulnera alguno de tus grandes valores, acabarás  frustrado.

Tal vez empieces a sentir un malestar en lo más profundo de tu mente que te diga que algo no funciona.

También son fuente de satisfacción y plenitud.

Nos proporcionan una pauta para formular metas y objetivos, personales o colectivos.

Reflejan nuestros intereses, nuestros sentimientos y convicciones más importantes

Clasificar bajo un solo nombre todo lo que significa un valor  es complicado

Pierden “su valor” si no se personalizan si no los haces tuyos.

Te animo a personalizarlos y hacerlos únicos e intransferibles.

Expresar que significa ese valor exactamente, definirlo con tus propias palabras y además ponerle una imagen o una palabra que te conecte

Esa  es, la imagen  de portada que hoy te enseño.

Una mano abierta significa mucho para mí y  puedo asegurarte que me conectan con algunos de mis valores fundamentales.

 

¿Cómo podríamos definirlos entonces?

 

 

Son, sólo  palabras, a las que cada persona atribuye un significado dependiendo de su sistema de creencias.

Te pongo un ejemplo.

Imagínate en tu ordenador personal. En el escritorio creamos una carpeta, dentro de la cual vamos guardando varios archivos.

Le ponemos  por nombre  “amistad” y almacenaremos una serie de creencias que provienen de varios ámbitos pudiendo ser hereditarias o consecuencia de tus experiencias.

Algunos de” estos archivos” serían:

  • Los  amigos son para siempre
  • Los amigos mejor pocos  pero buenos

Todos  “estos archivos” que has almacenado tú  son tú forma de ver el valor de la amistad.

Es así como cada persona va configurando su propio sistema de creencias, a partir de su relación con el mundo que le rodea.

Son la base que explica nuestro comportamiento en el  día a día.

 

                           “No era mas que un zorro, semejante a cien mil otros.

                            Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo”

                                                                  Antonie De Saint Exupery

 

 

¿Existe una clasificación?

 

 

Como  explica Simon Dolan en su libro “Coaching por valores”, podemos  fijarnos en la definición de los mismos desde tres perspectivas que  mas adelante serán la base del modelo triaxial  de los valores: económica, ética y emocional

Económicos/ pragmáticos: son los que nos conectan con la realidad, con la parte material, nos ayudan a “hacer lo que hay que hacer” para  tener los recursos necesarios.

Aquí estarían la organización, planificación, contribución, comunicación…

Ético/sociales: son los que nos conectan con  los demás, con la gente que nos rodea, nos ayudan a  mantener un comportamiento ético dentro de unos parámetros

Aquí estarían: amistad, integridad, justicia humildad…

Emocionales/ evolutivos: son los que nos conectan con nosotros mismos, mirando hacia nuestro interior y tienen que ver con nuestro estado emocional.

Aquí estarían: cariño, autoestima, salud-bienestar, calma…

 

Por lo tanto actuar en congruencia respecto a ellos nos ayuda a vivir mejor, más alineados y tranquilos, satisfechos por la vida que llevamos

Pero… ¿Qué ocurre cuando hacemos lo contrario? Es decir, ¿qué pasa cuando vivimos en incongruencia respecto a nuestros valores principales?

 

 

Consecuencias negativas de  su incoherencia

 

  1.  Problemas en la salud:  puede  generar  dolor de cabeza, dolor de estomago, tensión y trastornos del sueño, entre    otros.  También podemos  añadir los síntomas  derivados del estrés y sus efectos…
  2.   Conflictos en las relaciones: al final, estar bien con nosotros/as mismos/as es fundamental para estar bien con        los/las demás. Se trata de  aportarnos un equilibrio interno que nos ayude a gestionar todo tipo de situaciones.
  3.  Problemas en el entorno laboral: en el trabajo puede reducir la motivación y perjudicar nuestras relaciones con     nuestros compañeros.

 

 

           “No es difícil tomar decisiones, cuando conoces cuáles son tus valores”

                                                                                Roy Disney

 

 

¿Qué obtendrás entonces en una sesión de CXV?

 

1.  Tus cinco valores fundamentales claramente identificados.

2.   Los tendrás priorizados con una clara jerarquía y como eso afecta a tu día a día.

3.   Detectaras las posibles incongruencias entre ellos.

4.   Experimentaras la potencia que tiene trabajar con  una herramienta amena y divertida.

5.   Te llevaras una hoja de ruta muy clara y visual de hacia dónde quieres ir y las acciones a tomar para llegar a ello

 

 

Mi conclusión

 

Puedo escribir mucho sobre valores pero este no es el objetivo.

Me gustaría que dejaras de leer rápido para terminar  esta lectura enseguida.

Quisiera que te pararas por un momento.

Que tomes una pausa para poder experimentar  lo leído anteriormente.

Recuerda alguna época en la que la vida haya sido intensa, satisfactoria y  estimulante.

Seguro que ha venido rápido a tu mente

Tal vez hubo retos, pero no importaba, tú  te encontrabas a gusto.

Puede que haya durado minutos, horas o semanas, la duración no importa; lo que importa es tú propia experiencia.

¿Por qué fue tan poderosa? ¿Qué valores estabas respetando?

Ahora piensa en las cosas que te sacan de quicio,  que te enfadan y te hacen sentirte frustrado.

Analiza cada una de ellas y estoy seguro de que descubrirás que existe algún valor muy apreciado por ti no estaba siendo respetado. ¿Qué valor está siendo ignorado en esas situaciones?

 

Gracias por esta  breve auto-reflexión, piensa en las cosas sin las que no puedes vivir para seguir siendo fiel a ti mismo.

Te espero en los comentarios con  aquello que hayas “descubierto” de ti y desees compartirlo.

 

Según la RAE

 

Descubrir es: manifestar, hacer patente, destapar lo que está tapado o venir en conocimiento de algo que estaba ignorado.

Te invito a que compartas este artículo si crees que a alguien le puede ayudar en su día a día o porque simplemente te ha gustado.

Graaacias por estar ahí y leerme

Comparte Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 thoughts on “Compartiendo valores

  1. Me interesa mucho el tema de los valores puesto que siempre han estado muy presentes en mi vida de forma inconsciente. Y cuando no los he seguido me he sentido mal sin saber porque. Me ha gustado mucho leer este articulo para hacer me mas consciente y tomar decisiones deacuerdo a mis valores no a lo que quieren los demas de mi. Muchas gracias

    1. Es cierto Francisca, la mayoría de las veces no somos conscientes de ellos, pero son los que nos marcan el rumbo. Tenerlos identificados nos aclara muchas cosas de nuestro comportamiento diario. Si los tienes presentes en tus decisiones, estas, serán más cómodas y a su vez también estarás tomando las riendas de tú vida.
      Si estás interesada en profundizar en ellos, no lo dudes y escribeme estaré encantada de que hablemos.
      Gracias por estar ahí y comentar.
      Un abrazo Virginia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *